Australia,  Visa Working Holiday,  Visa Working Holiday en Australia

Demonio rojo en llamas

Les presento: Tasmania (el demonio que nunca vimos) y cosecha de cerezas (rojo, ¿se entiende? Suena rural, ¿no?) durante la temporada de incendios forestales.

Desde el día que Aurélie y yo llegamos a Australia, nos dijeron “tenés que ir a Tasmania” y punto. Y sin pensarlo, eso hicimos.

Waterfall Tasmania

Cosecha de cerezas en New Norfolk

Al menos eso hicimos Dante y yo, con quien viajo desde Brisbane.

Esto estaba destinado a ser prometedor: Uglee (el nombre provisorio de nuestra van) decidió que ir desde Brisbane a Melbourne fue suficiente; o tal vez le encantó Melbourne; o quizás le tiene miedo a los barcos, ya que justo antes de subir al ferry y después del chequeo de seguridad y de mostrar nuestros boletos, Dante notó líquido refrigerante en el suelo, debajo de Uglee. Nos alarmamos un poco así que estacionamos más adelante, al costado del camino marcado, y cuando abrimos el capó empezó a salir vapor. Para ser más específica, una manguera encargada de transportar líquido refrigerante se rajó. Así que Dante empezó a jugar con unos tubos y notó que otra manguera en el motor era más larga de lo necesario. Cortó un pedazo de ahí y lo usó para reemplazar la manguera rajada. ¡A veces su ingenio bizarro es muy bienvenido!

Después de 9 horas en el ferry, llegamos a Devonport de noche. Rápidamente, encontramos en wikicamps (gracias wikicamps ♡) un lugar gratis para dormir en nuestra hermosa Uglee ya que, a la mañana siguiente, tenemos que ir a New Norfolk (cerca de Hobart) a firmar nuestro contrato de trabajo. Pero si necesito una razón para sentirme bien en Tasmania (hay varias, no es necesario apuntar a una) es que ahora las distancias vuelven a ser “normales” (si “normal” significa algo). Aun así, estamos a 3 horas de New Norfolk, ¡así que no hay tiempo que perder!

Llegamos justo a tiempo para la introducción, donde nos encontramos con nuestros amigos Aurélie y Agustín, en la que nos muestran donde vamos a vivir las próximas semanas: un campamento con carpas tipi para cerca de 100 personas.

Hicieron un buen trabajo de marketing para publicitar el campamento gracias a un video corto filmado con un dron. Estéticamente es muy lindo, pero ergonómicamente no: cada carpa está sostenida por un poste central, que es absolutamente molesto porque está siempre en el medio del camino. Aun así, nuestro maravilloso colchón queen size encaja perfecto (¡habría dormido en la van si no hubiera encajado!). Cada vez que alguien pasa por nuestra carpa, se quedan mirando con un poco de envidia: tenemos la cama más cómoda en todo el campamento. Además, Dante usa una lona para construir un refugio contra la lluvia en una esquina al lado de la carpa y, ya que en Tasmania llueve seguido, es algo preciado especialmente al momento de desayunar, cuando las áreas compartidas están abarrotadas. Para completar el refugio, tenemos la suerte de disponer de varios enchufes en un poste pegado a la carpa para poder cargar lo que necesitáramos.

El campamento en New Norfolk

Antes de ir a Tasmania, escuché a la gente decir que es parecido a Escocia y ahora entiendo porqué. Ciertamente, como en este país celta (Escocia, te espera un viaje en auto), un día puede tener las cuatro estaciones, por lo tanto algunos paisajes son exuberantes y hermosos.

Ahora hablemos del trabajo. Cosechar cerezas no es la tarea mas difícil del mundo, pero tampoco las mas gratificante, ya sea mental o económicamente (esta última depende de cada uno… y supongo que la primera también aunque probablemente no para la mayoría). Es algo muy repetitivo: tenemos que llenar canastas de 8kg cada una. Tu salario va a depender de la cantidad de canastas que llenes y yo no soy una persona que trabaje bien bajo presión o competencia. Así que, sumá esto al hecho de que las cerezas son frágiles, a veces pequeñas, a veces rajadas por la lluvia o el sol, y de repente el trabajo se vuelve deprimente. ¿Cuántas veces me quedé sentada en el suelo, agarrando las cerezas que estaban a mi alcance o simplemente descansando? Demasiadas.

 

Como acá. Esta soy yo en uno de esos descansos →

PSX_20200317_200225

Además, nuestros jefes mas directos estaban bastante en contra del sistema (suficiente como para renunciar) y curiosamente, llamame paranoica, siempre nos tocaron las peores filas de árboles. Eso sin tener en cuenta que en cada árbol vivían hasta 20 arañas, lo que puede ser un problema para algunas personas (Aurélie, no creas que eso fue para vos).

Huntsman spider in Dante's hand
Araña de la madera, en la mano de Dante
Red spider found by dozens in the cherry trees
Una de las tantas arañas rojas en los árboles de cereza

Cosechar no es sólo duele en los pulgares y los índices (o lo que uses para pellizcar), también en el cuello y la espalda, que la usás para cargar las canastas mientras recolectás. Comparándolo con otros trabajos, no tenemos que arrodillarnos, pero cargar las canastas en la parte alta o baja de los árboles, o en el centro y a través de las ramas es como un deporte. Un deporte no muy justo ya que la mayoría de la gente ahí no lo practica, por lo tanto Dante y yo siempre encontramos arboles vacíos en la franja del medio pero llenos de cerezas arriba y en la base, lo que nos hace ir más lento de lo que ya íbamos por hacer nuestro trabajo correctamente y sin exceder nuestras habilidades (aclaro: me gustan los desafíos pero no los desafíos frustrantes). Así que podés adivinar nuestros salarios.

No es común cosechar cuando está lloviendo o hay demasiado sol (no por amor a los trabajadores, sino que porque las cerezas se rompen, vale aclarar). Igualmente estas raras ocasiones estarán grabadas para siempre en mi memoria como el antónimo de la palabra “diversión”. Para que te hagas una imagen, imaginate caminar por filas entre los árboles inundadas, cayéndote en los charcos, vos y tu canasta. Te puedo asegurar que lo que sentís en ese punto es una mezcla de enojo y tristeza. Dato curioso: ¿Sabías que secan las cerezas después de cada lluvia? ¿Sabés cómo? Con helicópteros.

Helicopter chartered to dry the cherries
Helicóptero alquilado para secar las cerezas

Ahora que estoy hablando del clima, ¿te acordás de las carpas? ¿Te acordás también lo estéticas que eran? Para hacer que las carpas se vean lindas en hileras, las pusieron abajo del sol. Cuando el sol está muy fuerte para cosechar, adiviná dónde también el sol pega fuerte. Las carpas se vuelven hornos, donde descansar es imposible. Y los que no construyeron un refugio como el nuestro, tratan de encontrar algún lugar con sombra, y a veces se sientan contra las paredes del campamento hechas de cajones de madera. Eso es interesante. Y también, aunque los responsables del campamento construyen dos toldos gigantes con forma de estrella, el viento los tira. Dos veces.

Si puedo decir algo para equilibrar todo esto un poco, las cerezas son deliciosas. Y bueno, tratando no ser tan negativa (ya es tarde, lo se), esta experiencia está buena y no me arrepiento de haber ido, a pesar de que yo era una de las más lentas para cosechar. No me voy a hacer rica, por supuesto, pero todos estamos de buen humor aunque no sea el mejor humor que haya tenido. Olvidémonos de que el agua caliente dejó de funcionar por dos semanas y de las cocinas que se rompieron y todo está bien.

Nos juntamos mas que nada con una pareja alemana y otra holandesa, además de otra gente. Ah y también está lleno de franceses. O sea, muchos: la mitad de la gente es de Francia. Aparentemente, nosotros (los franceses) somos famosos por ser chovinistas, ruidosos, irrespetuosos y malos con los idiomas, así que las otras nacionalidades no nos aprecian mucho y, desafortunadamente, no es la excepción en el campamento. Aun así son agradables, especialmente cuando se dan cuenta que Aurélie y yo también somos francesas. Los argentinos también están presentes, como 10 o 15. Y además, en menor cantidad, italianos, japoneses, chinos, ingleses, algunos de EE.UU., de Quebec, chilenos y checos.

A dinner among some of us :)
Cenando con algunos
Good-bye Tim, jumping in the lake@dMb 2020
Adiós Tim

En algunos de nuestros días libres fuimos al espléndido Parque Nacional Mount Field con los Chrises (los dos en la pareja alemana tienen el mismo nombre) y otra gente (Maëva y la pareja checa). Algunas cascadas del parque me recuerdan a los bosques élficos: espero que pueda pasar más tiempo ahí. Para dormir elegimos el campamento de playa Teds.

A waterfall at the Mount Field National Park
Una cascada del Parque Nacional Mount Field
A panorama of Teds Beach campground, free if you have the Park pass! - © dMb 2020 (oops, wrong watermark hihi)
Foto panorámica del campamento de playa Teds. ¡Gratis si tenes el pase para los parques nacionales! - © dMb 2020 (ups, ¡filigrana equivocada!)
The Chrises at Teds Beach, alongside with Hervé, my former car with Aurélie
Los Chrises en la playa Teds, al lado de Hervé, nuestro ex-car con Aurélie

Agustín, Aurélie, Dante y yo también fuimos al sudeste en uno de esos días libres, a Cabo Raoul y Puerto Arthur, ¡donde vimos una colonia de focas de lejos!

Cape Raoul - © dMb 2020
Cabo Raoul - © dMb 2020
How many sea lions can you spot?
¿Cuántos leones marinos puedes ver?

Algunos de nosotros fuimos a pasar Navidad a la Reserva de banda costera Gordon.

Group photo by Agustín apparently at Gordon Foreshore Reserve :)
Foto grupal por Agustín, en la Reserva de banda costera Gordon 🙂

A veces, como una pintura vívida sobre el campamento, los incendios forestales oscurecen el cielo aportando lindos colores y fotos.

The result of the bush fires above our tents
El resultado de los incendios forestales sobre nuestras carpas
Sky darkened by the smoke of the bush fires - © dMb 2020
Cielo oscurecido por el humo de los incendios forestales - © dMb 2020

De cualquier forma, para resumir la situación de nuestro trabajo, fuimos los testigos de una pequeña revolución dentro del campamento sobre algunas de las condiciones de vida (oh, franceses…), así que algunos trabajadores fueron despedidos (oh, capitalismo…). Además, la temporada de cosecha termina siendo 15 días más corta de lo normal.

Pero usamos ese tiempo inteligentemente, especialmente porque tuvimos tantos días en los que no pudimos cosechar o días cortos y porque, básicamente, podíamos terminar cada día cuando quisiéramos. Así que, aunque la van ya tenía una cama, a Dante no le gustó cómo estaba construida: mucho espacio perdido para almacenaje debido a cómo estaban distribuidas las patas. Así es que reconstruimos la cama desde cero y también aprovechamos para hacer una cocina. Esto fue posible, más que nada, gracias a Nathan, encargado de los inquilinos del campamento, ¡quien nos prestó todas las herramientas necesarias!

'Where do I start?' - Me, probably
“¿Por dónde empiezo?” - Yo, probablemente
Weight test = check!
Prueba de peso = Lista
Tadam!
¡Ta-rá!
Thank you Nathan!
¡Gracias Nathan!

Nuestro viaje en van alrededor de la isla

(Quise agregar un mapa pero después de publicar esto me di cuenta que no funcionó. Todavía estoy tratando de buscar un buen proveedor de mapas en el que pueda mostrar el camino que seguimos.)

Si Tasmania se va a quedar en mis recuerdos es, primero y principalmente por sus vistas. No puedo decir porqué, pero después de todo lo que me dijeron sobre Tasmania, estaba esperando algo único y espectacular. Pero no me malinterpreten, es maravillosa, la naturaleza ahí es algo deseado, pero te puede desilusionar si antes estuviste en Nueva Zelanda, en palabras de Dante. Igualmente no lo compares (todavía sigo aprendiendo eso), ya que ahora la extraño y quiero volver.

Ahí estábamos, Dante y yo explorando la isla de Este a Oeste en nuestra van reconstruida.

En el camino hacia Launceston (gracias, municipalidad, por las duchas calientes gratis ♥), paramos en el Parque Nacional Ben Lomond, uno de mis lugares favoritos de Tasmania. De ahí, vamos al Area de Conservación Santa Elena, al que hay que llegar durante la marea baja ya que es una isla. Y obviamente, ¡casi nos quedamos encerrados ahí! Asegurate de no molestar a los pingüinos locales.

Dante walking towards St Helens Conservation Area
Dante caminando hacia el Area de Conservación Santa Elena
Me during the warm days at the Ben Lomond NP, panorama by © dMb 2020
Yo en uno de los días cálidos en el Parque Nacional Ben Lomond. Foto panorámica por © dMb 2020
Rock hopping at the Ben Lomond National Park is a lot of fun!
¡Saltar de roca en roca en el Parque Nacional Ben Lomond es muy divertido!

Lo que es absolutamente genial de Australia es que hay tantos campamentos gratis disponibles y, a veces, en lugares que ni te imaginás. Por ejemplo, tenemos la chance de dormir cerca de Bahía Cloudy en la Isla Bruny, donde nos encontramos con un lobo marino (incluso llamo por teléfono al centro de vida marina porque se veía un poco débil y no tan salvaje: me dijeron que lo conocían) y algunos ualabís. ¡Incluso hay wallabies blancos! Lo cual no vimos, desafortunadamente.

A Sea Lion at Cloudy Bay
Un lobo marino en Bahía Cloudy
Red moon at Cloud Bay
Luna roja en Bahía Cloudy
Sunset at Cloudy Bay
Una puesta del sol en Bahía Cloudy

En el Oeste, encontramos esta mina abandonada con un lago colorido remanente en el Punto de Observación Iron Blow en Queenstown, y obviamente el maravilloso Parque Nacional Montañas Cradle, donde están disponibles muchos treks.

Iron Blow Lookout at Queenstown
Punto de Observación Iron Blow en Queenstown
Panorama of Dante at the Cradle Mountain
Foto panorámica de Dante en las Montañas Cradle
A view of the Cradle Mountains
Vista de las Montañas Cradle
Sudden rain at the Cradle Mountains
Lluvia repentina en las Montañas Cradle
Calm after the rain welcomed by a rainbow at Cradle Mountains
La calma después de la lluvia trajo un arcoíris a las Montañas Cradle

¡Una cosa muy importante!

Antes de que salgas a explorar esta isla muy especial que dispone de más de 20 parques nacionales, comprá un “Pase para los parques” (Park Pass). Es caro, pero vale la pena y confío que usan el dinero de manera sabia, o eso espero.

Y acá dejo una pequeña colección de fotos que sacamos no me acuerdo dónde:

If I had to guess I would say Ben Lomond...
A random place... I actually don't remember where it was, but it was great!

Momento de cenar – © dMb 2020

2 Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.