¿Quién soy?

Impresión general

La tormenta y yo, tomadas por Aurélie en las Highlands de Escocia
La tormenta y yo, tomadas por Aurélie en las Highlands de Escocia

Soy una mujer francesa en mis veintes, mi nombre es Emma. Hasta donde puedo recordar, estoy profundamente enamorada de viajar, como tantos otros, por lo que decidí salir a explorar el mundo. Mi sueño siempre fue visitar el lejano este asiático, tan así que se convirtió en mi campo de estudio. De esta manera, cuando el momento llegó, me fuí de viaje.

De nuevo, como tanta gente, también me gusta sacar fotos, y un blog es una buena manera de compartir mis mejores imágenes.

Uno de mis objetivos en la vida se volvió más claro despues de todas estas aventuras: la naturaleza sufre y le debemos algo. La codicia y estupidez humanas provoca la extinción de muchas especies y, como bien sabés, grandes cambios climáticos. Quiero participar de la “reparación” y compartiré algunos consejos a los que arrivé en el camino.

Es así que escribo algunos artículos en donde me pongo en contacto con asociaciones para actuar de una forma más directa desde nuestra propia posición.

Si eres un nómada, alguien curioso o un soñador, ¡bienvenido! Me puedes preguntar cualquier cosas en “contacto” y haré todo lo posible para responder tan pronto como pueda.

Más detalles…

Después de terminar mis estudios, me fui sola en un viaje de tres meses a Japón y Corea, donde también descubrí el significado de WWOOFing, en 2015.

Para los que no saben lo que es, significa World Wide Opportunity on Organic Farms (Oportunidades mundiales en Granjas Orgánicas). Es simplemente trabajar en una granja a cambio de casa y comida.

Aunque fue difícil, y tenía solo 20 años, me encantó y quise renovar la experiencia.

Para que mis amigos y familia no se procupen tanto, creé este blog. El nombre viene de mi papá que me dice “mi pulga”, o “flea” en inglés (es bastante común en Francia), y “quest” es “búsqueda” o “misión”.

Foto de Tokio, con mi animal favorito, el T-rex (escuché que están todos muertos, pero todavía tengo esperanzas)
Foto de Tokio, con mi animal favorito, el T-rex (escuché que están todos muertos, pero todavía tengo esperanzas)

Desde ese momento, “el momento correcto de mi vida” se volvió “siempre”. Esos tres meses no fueron suficientes y decidí seguir haciendo lo mismo mientras pueda. Afortunadamente, una buena amiga mia, Aurélie, estaba tan disponible como yo. Empezamos con un corto pero genial WWOOFing en Escocia. Así que ella aparece nombrada a menudo e incluso escribió algunos artículos de este blog.

(Bonus: si hacés click en su nombre, te llevará a su blog personal)

También comenzamos juntas lo que sería mi más grande y primer aventura: un viaje de dos años por Asia y Australia, donde conocí a mi actual pareja, Dante, quien es un ex viajero solitario desde hace incluso más tiempo. Él y yo vivimos en Australia por un tiempo y luego visitamos Asia por 6 meses para terminar el viaje en nuestros paises respectivos, Francia y Argentina. Ahora seguimos de aventura juntos. Muchas fotos son de él (-casi- siempre que esté nombrado) y él es el que me está enseñando fotografía.

¡Ah! Y la persona que traduce los artículos a español es, por lo tanto, Dante, que escribe en español argentino.

Disclaimer

Siempre que veas una marca de agua o leyenda que dice “© dMb 202*”, las fotos le pertenecen a Dante Mario Bonafiglia. Sus fotos no pueden ser usadas sin aprobación previa por parte del autor.

Si en una foto no hay mención o tiene una marca de agua “A Flea Quest”, le pertenece a Emma Théry bajo los términos:

Licence Creative Commons

Licence Creative Commons Attribution – Non-commercial – Share alike 4.0 Internation

Igual tenés que avisarme antes de usar alguna de mis fotos.

Todos los textos, a menos que diga lo contrario, están escritos por Emma.

Un poco antes de la cuarentena del Covid19 en 2020, me asocié con Bookaway (debe ser el peor momento para asociarse a una empresa de viajes).

Yo gano un porcentaje del viaje que reserves haciendo click en un vínculo en mis artículos, pero no modifica el precio final. La empresa es competente, proactiva y tiene buenos precios. De hecho, es por eso que decidí asociarme con ellos.

Puede parecer raro, pero como dice el dicho “de algo hay que vivir”, prefiero que sea de algo que me gusta. Incluso aunque no viva de eso.

Además, ¡nadie te obliga a clickear! Todos terminan ganando.